En el tramo final del libro de pases ha ocurrido un hecho insólito. El fichaje de Varazdat Haroyan al AEL Lárisa de Grecia se cayó a última hora. El capitán de la selección de Armenia decidió abandonar el fútbol para unirse al ejército de su país en el conflicto bélico que se viene sosteniendo frente a Azerbaiyán.

A través de un mensaje en sus redes sociales, el club griego explicó el motivo de la fallida negociación con el futbolista de 28 años, quien jugó las últimas cuatro temporadas en el club ruso Ural Sverdlovsk.

“Ahora Varazdat Haroyan no puede ir a Europa. Lo siento pero los tiempos son difíciles en Armenia, estamos luchando con Turquía, no oficialmente pero dan todo su poder y soldados a Azerbaiyán. No sabemos qué va hacer ni siquiera mañana, es una gran guerra”, se puede leer en la primera parte del comunicado.

Por otro lado, el representante de Haroyan también se manifestó al respecto: “Estamos muy contentos con vuestra cooperación. Esperamos que esta guerra termine y todo vuelva a su lugar. Dios nos bendiga a todos”.

Durante las últimas semanas se han registrado más de un centenar de muertes en el región de Nagorno Karabaj, la cual se encuentra dentro del territorio de Azerbaiyán, pero que es gobernada por armenios.

Este conflicto bélico se inició en 1918, cuando ambos países se independizaron de Rusia. Fue durante la repartición de territorios donde se produjeron las primeras discrepancias, las cuales tienen vigencia hasta hoy en día.