El gobernador Juan Schiaretti recibió este martes al arzobispo Carlos Ñañez y al obispo auxiliar Pedro Torres, a quienes entregó el protocolo que contempla la apertura de las iglesias para oración individual y atención de fieles. Del encuentro, también participaron la diputada nacional Alejandra Vigo y el ministro de Gobierno Facundo Torres.

El documento elaborado por el COE, que alcanza a los credos religiosos que integran el Comipaz, no permite, en esta fase del aislamiento social preventivo y obligatorio, misas u otra celebración religiosa que implique aglomeración de personas, como medida de prevención del Covid-19.

Schiaretti indicó que «en esta primera etapa de flexibilización de la cuarentena, los templos están abiertos para  la oración individual  y también para que los fieles reciban el conforto espiritual que precisan». En este último caso, el protocolo establece la necesidad de concertar un cita previa.

«Les pido a todos, como siempre, que actuemos en esta etapa de flexibilización con responsabilidad social. Esa es la garantía de que nuestra Córdoba pueda volver progresivamente a la normalidad», remarcó el mandatario, tras el encuentro con autoridades de la iglesia católica concretado en el Centro Cívico.

La medida se enmarca en la reapertura progresiva del aislamiento, en línea con lo dispuesto por el Gobierno nacional mediante el Decreto 459, que establece la implementación progresiva y escalonada de las distintas actividades.

En este caso, el protocolo para la apertura de iglesias y templos de culto detalla:

Instrucciones generales

Normas de bioseguridad